RÍOS DE GALICIA

Imagen del mapa

Selecciona el número parada que desees del mapa
1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18 - 19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26
Nacimiento del río Miño en el Pedregal de Irimia
Lugar donde confluyen el Miño y el Sil

Miño

Introducción:

El mito acompaña al mayor río de Galicia desde su nacimiento, en el Pedregal de Irimia, en donde la leyenda nos convoca a esperar el renacimiento de un pueblo convertido en piedra por haber pecado. Cerca del 40% de la superficie gallega es cuenca del Miño, que también hace frontera con Portugal, después de alimentar algunas de las mayores presas hidráulicas de la comunidad y recibir las aguas de un afluente generoso, el Sio, que procedente de tierras leonesas, horada los más espectaculares cañones de la geografía gallega.

Curso:

El nacimiento del Miño se sitúa en la sierra de Meira, a cerca de 700 metros de altitud. La tradición popular sitúa, erróneamente, su nacimiento en la laguna de Fonmiñá. Tras su nacimiento, el río se adentra en la Terrá Chá lucense hasta llegar a la propia ciudad de Lugo, en donde ya ha recorrido 73 kilómetros. Tras proseguir su curso hasta la capital ourensana se adentra en la provincia de Pontevedra y desemboca en la frontera hispano portuguesa, entre A Guarda y Caminha. El recorrido total del río es de 307 kilómetros.

Características:

En el tramo comprendido entre Lugo y la confluencia con el río Sil el Miño tiene dos de las más grandes presas hidráulicas de la comunidad gallega. Se trata de las de Belesar y Os Peares. El primer embalse tiene una longitud de 50 kilómetros y, al igual, que la presa de Os Peares -levantada aguas abajo- parte de unas condiciones propicias para la construcción del muro de retención de las aguas del Miño. Ésta última es la segunda central hidroeléctrica gallega.